Sexting, Snapchat y la tontuna de mandar fotos en bolas por el móvil


Esta nueva moda se va extendiendo entre los jóvenes gracias a las redes sociales y a aplicaciones de mensajería efímera tipo Snapchat, que prometen que un mensaje se autodestruye pasado un cierto tiempo, lo que ofrece una garantía de mandar imágenes subidas de tono de forma privada.


Primero fue el selfie y ahora ese selfie sube un escalón y se convierte en sexting, el cual se consigue de la curiosa e "ingeniosa" forma de mezclar sex y texting. Si hablamos en broma pues es simplemente una forma de mostrar lo putillos y putillas que podemos ser en la adolescencia, y más ahora que hay brote espectacular de culto al cuerpo. Si hablamos en serio la cosa es otra, ya que los expertos aseguran que esta práctica puede causar graves daños psicológicos a los jóvenes que en la mayoría de los casos desconocen el destino final de sus fotografías íntimas, según expertos en psicología, quienes advierten que se trata de una práctica de alto riesgo. 
Las cifras nos dicen que casi un 10% de los jóvenes de entre 10 y 16 años han recibido fotos cargadas de erotismo. El problema viene cuando el que las recibe decide difundirlas entre amigos o colgarlas en internet. En fin, mi consejo es simplemente que no lo hagáis, ya que os podéis arrepentir de la tonteria.

Comentarios