Uber demanda a España ante el tribunal europeo | Pan para hoy y hambre para mañana


No hay día que no salga una noticia de Uber, esa compañía extranjera que se ha convertido por derecho propio en la empresa más desagradable y malintencionada del panorama actual.


Hay veces donde las nuevas ideas fomentan el desarrollo. Hay veces donde la reinvención de algo que ya existe de forma repartida, únicamente fomenta el monopolio.

Desde hace unos meses llevamos leyendo varios artículos sobre la disrupción tras la llegada a nuestro país del servicio novedoso de "taxi" (el cual realmente es un servicio de recogida de vehículos realizado por cualquier persona, incluyendo gente que incluso pueda no tener ni carnet) llamado UberPop. Ahora toca profundizar en la cuestión.

Mucha gente reputada en su sector, han expresado su opinión siempre claro está, muy alejada esta de la realidad al no ser especialistas en la materia que tocaban.

Nosotros viendo la seriedad de esta propuesta, hemos decidido tocar la calle y estudiar de cerca esa otra realidad que muchos parece no quieren ver y algo que nos dice que simplemente es, por ser objeto de artículos pagados. Para ello hemos ido a una ciudad como Alicante, la cual posee en este momento una flota de casi 540 taxis, lo que supone 540 familias o lo que es lo mismo más de 2000 personas que viven en este momento de la actividad del taxi en esta ciudad. 

Tras profundizar en el asunto hemos podido comprobar que estas familias disponen al mes de una cantidad que no suele llegar a los 1000 euros y en los que hay que tener en cuenta percances que suelen ocurrir en este tipo de trabajos como accidentes, averías o una simple gripe que en estas personas les supone la ausencia total de ingresos en los días que no puedan estar en la calle, con lo cual, esos 900 o 800 euros por 10 horas de trabajo no llegan a conseguirse.
Por supuesto estos taxis ingresan poco pero están muy bien cualificados y preparados, ya que tienen una serie de obligaciones que cumplir para garantizar la seguridad del pasajero al que dan servicio. Sabemos que además de la compra de licencia que suele pasar los 70.000 euros, estas personas necesitan tres carnés para poder llegar a realizar la actividad, estar libres de delitos penales, tener un vehículo autorizado y homologado con un seguro especial e igual de homologado (que supera los 1000€ de cuota anual), conocer la ciudad, tener equipos preparados para la comodidad del usuario, tener revisiones periódicas para tener todo en regla, pagar una cuota de autónomos, otra de módulos, otra de impuestos especiales y muchos más detalles que hacen de un taxi uno de los empleos más controlados y seguros para el público que existen en la actualidad. Vamos, que si ciertas personas de este país tuviesen el control que sufren este tipo de profesiones, España sería un paraíso de dignidad.

Pues bien, todo este sermón y estudio viene dado porque ahora  un grupo de empresas aficionadas a los monopolios quiere aumentar sus acaudaladas cuentas a costa de usar al público como cobayas de laboratorio y a costa de querer destrozar la "estabilidad" económica de, como es el caso de ciudades como Alicante, cerca o más de 2000 personas, o lo que es lo mismo, tirar a 2000 personas más debajo de un puente a pasar hambre para que un o unos ricos ya muy acaudalados, puedan seguir alimentando sus ansias de poder y a sus mascotas con caviar.
Por supuesto para conseguir este tipo de beneficios, los altos cargos y mentes pensantes de Uber, no se meten en el fango para arriesgar su estatus ya que lo que hacen es usar a voluntarios para hacer de "taxi" y darles a cambio una mísera cantidad del beneficio total de negocio. Por supuesto las multas anunciadas ya en lugares como Bélgica, no irán a parar a los de arriba, sino a esos voluntarios cobaya que la historia de "trabajar" para Uber les puede complicar la vida.

Así que, en resumidas cuentas, la llegada de UberPop a una ciudad como Alicante podría suponer que 2000 personas se fuesen a dormir bajo un puente, que los chofer cobaya tuviesen que pagar cifras de hasta 10000 euros en multas y que el público tuviese que usar un vehículo que nadie sabe en qué estado está, qué tipo de control tiene y por qué no, a quién lleva al volante, incluido cualquier elemento que les dejo a ustedes usen su imaginación.

A cambio de todo esto, habrá un grupo de mentes pensantes que seguirán agrandando las ya de por sí acaudaladas cuentas y mandando a sus hijas a coger un taxi profesional en vez de uno de sus pintorescos y arriesgados  vehículos.

Pues una vez expuesto este estudio de la situación, Uber vuelve a arremeter hoy contra la misma decisión de nuestro gobierno, el cual ha prohibido rotundamente la actividad de esta empresa en nuestro país. Ni cortos ni perezosos, la empresa a decidido llevar la decisión tomada por el gobierno, ante el tribunal superior europeo y de este modo, alcanzar un punto más en su despropósito de ser el negocio más deleznable de la actualidad.

Finalizo felicitando a todos eso "opinadores" por sus opiniones vertidas en este tema, y pidiéndoles por favor que otra vez investiguen un poco más antes de hablar de la seguridad de miles de personas. También felicito a Uber por estas opiniones que están consiguiendo en diferentes medios del sector.
Pero me gustaría felicitar por adelantado al pueblo, el cual creo que está harto de este tipo de monopolios que terminan haciéndole ahorrar unos céntimos en el presente, pero terminan trayendo una crisis de futuro que les hace a ellos más pobres y a gente poderosa como Uber, cada día más ricos.
Por favor déjennos en paz y ya que somos su mano de obra, no nos sustituyan por máquinas, robots o smartphones a cambio de engordar sus cuentas en Suiza.