Viajes con sabor a aventura | El tesoro de Atreo



Si estás harto de visitar las Fallas, de ir siempre a los San Fermines o de dejarte tu piel pegada en las arenas de Benidorm, ahora tienes una forma de conocer lugares para planear tus, esas deseadas vacaciones aventureras. Hoy a la caza del tesoro perdido.

Hay leyendas sobre las que es mejor no investigar y vivir con la idea y el misticismo de las crónicas del pasado. Esto es lo que le pasa al tesoro de Atreo, un templo legendario que debía albergar los tesoros del rey Atreo padre de Agamenón y al final ha resultado ser un templo funerario, eso sí, digno de admiración.


  • Nombre: El tesoro de Atreo 
  • Época: hacia 1350 a. C. 
  • Lugar: Micenas, Grecia 
  • Estado: perfecta conservación


La tumba cuenta con una cámara de hasta 13 m de altura y un pasadizo de entrada de hasta 37 m de largo, no se sabe exactamente a quien perteneció, pero por las dimensiones y estructuras queda claro que perteneció a un rey de la época. Esta cámara funeraria pertenece a un tipo de estructuras funerarias conocidas como tolos, en los tolos de la época micénica se enterraba a gente pudiente o miembros dirigentes pero como ya hemos dicho, tanto por el tamaño, como por calidad, complejidad estructura y tiempo de realización, este tolo perteneció a alguien de mucha mayor magnitud. Los tolos se excavaban en las colinas y eran de planta circular acabando siempre con una bóveda puntiaguda, al parecer el origen de los tolos lo encontramos en Creta y no es hasta finales de la edad del bronce cuando termina imponiéndose como templo funerario por excelencia en Grecia. Toda la tumba está construida con sillares tallados, la fachada decorada en mármol rojo y verde y acompañada de dos columnas esculpidas con motivos en forma de espiral y zigzag.



Para su construcción se procedía primeramente a la excavación del túnel de entrada, esta operación llevaría aproximadamente sobre un mes, una vez finalizado se procedía a la excavación y construcción de la propia tumba, poco a poco se irían colocando los ladrillos de las paredes, los cuales al principio no entrañarían mayor dificultad, pero una vez ganados mas de 2 o 3 metros de altura la cosa se complicaba teniendo que recurrir al ingenio para su colocación. Aunque no se conocía el arco, las piedras de los muros si usaban una técnica parecida colocándolos un pelín adelantadas una respecto de la otra, de este modo se iba cerrando el techo de la bóveda mediante el mismo peso que la gravedad ejerce sobre las piedras.

Una de las partes más difíciles de colocar debió ser sin duda el dintel de la cámara principal que pesa más de 100 toneladas y se encuentra a más de 2 metros de altura, sobre él se dejó un hueco triangular para desviar el enorme peso de la bóveda sobre las jambas de la entrada en vez de sobre el mismo dintel, el cual al estar posicionado en forma horizontal y totalmente en el aire en su mayoría de longitud, podría partirse facilmente acabando con toda la obra en el suelo. Lo más curioso de esta construcción que necesito cerca de un año para su realización, es que una vez finalizada paso a enterrarse y taparse completamente, pasando desapercibida para todo el mundo, no era un edificio de lucimiento, era realmente una impresionante tumba oculta totalmente a los ojos del mundo.

Todo esto nos lleva a pensar que cantidad de obras arquitectónicas fueron también enterradas y siguen ahí a centenares de metros de profundidad ocultas a nuestros ojos y al paso del tiempo que jamás conseguirá delatarlas. Quizás en este Tesoro de Atreo al final no ha habido tal tesoro, pero queda claro que todavía queda más de uno de estos tesoros intactos por descubrir y esperemos que algún día esto ocurra.


GALERÍA MARAVILLAS DEL MUNDO | EL TESORO DE ATREO

Maravillas del mundo | El tesoro de Atreo | 1350 a.C.

Maravillas del mundo | El tesoro de Atreo | 1350 a.C.

Maravillas del mundo | El tesoro de Atreo | 1350 a.C.

Maravillas del mundo | El tesoro de Atreo | 1350 a.C.

Maravillas del mundo | El tesoro de Atreo | 1350 a.C.

Maravillas del mundo | El tesoro de Atreo | 1350 a.C.

Maravillas del mundo | El tesoro de Atreo | 1350 a.C.

Maravillas del mundo | El tesoro de Atreo | 1350 a.C.