Ivan Piñeiro al desnudo | Adam y Eva


Recuerdo cuando se nos vendía que Gran Hermano no era un reality basura donde meter tías con buenas tetas y tíos con buenas vergas, sino un experimento sociológico. 
Por supuesto aún hay gente empeñada en hacernos creer eso del programa presentado por la Milá, así que no me extraña nada, que nos quieran vender Adam y Eva, como algo cool y con espíritu a naturaleza.

Su concursante, Iván Piñeiro, nos dice lo siguiente: "Iba en busca de playas nudistas. El objetivo era situarse al lado de chicas de buen ver. No porque fuera un pervertido. Se trataba de un entrenamiento. Saber si podía controlar mi cuerpo. Domesticar mi virilidad".
Iván es uno de los seleccionados para participar en Adán y Eva, el programa donde un chico y una chica, completamente desnudos, buscan el amor en una playa paradisíaca. Es decir, un programa donde a modo de Dónde está Wally, poder ver si a la censura se les escapa un pezón, una tetilla, o porqué no un trocillo de rabo.

Como vemos Iván no es un mindundi, y aunque sabemos que el amor nace en el corazón, la productora del reality se ha encargado de buscar un espécimen bien dotado en toda su anatomía. Menuda casualidad.
En fin, que al que le guste, perfecto, no hace daño a nadie, pero que nos quieran vender la moto, aquí se trata de ver culos, tetas y verga.