The Walking Dead estrena su quinta temporada con record

Si la cuarta temporada de The walking dead fue un éxito, la quinta lo es mucho más.

El final de la cuarta temporada consiguió una audiencia de 15,7 millones de espectadores, superando el récord que había obtenido con igual episodio de la temporada anterior (12,4 millones).
Porque así como las muertes de los personajes van en alza con cada nueva entrega, lo mismo ocurre a nivel de audiencia e inversión publicitaria. The walking dead se ha convertido en el programa de ficción más caro en el cual comprar tiempo de publicidad, aumentando sus precios en un 27%, respecto a 2013.
Esto se explica en parte por el impacto del programa en el target demográfico más atractivo: personas entre 18 y 49 años, donde el capítulo final consiguió una audiencia de 10,2 millones, superando a producciones como The big Bang theory o The voice.

Pues bien, la quinta temporada ha vuelto a batir récords personales y además de sus cifras de audiencia parece que le acompaña la narrativa, donde se han entregado respuestas sobre el futuro de los personajes en los primeros cinco minutos.
Estamos ante un episodio totalmente cinematográfico en su puesta en escena, que muestra el intento del grupo por escapar, y el de sus creadores por seguir teniendo un filón y un referente en el mundo televisivo.