Coppola a la compra de la Ciudad de la Luz | Relatos de cine


Primero y ante todo decir que por suerte, por desgracia o simplemente por nacimiento, soy y somos la mayoría de aquí, alicantinos. Por lo tanto hemos visto nacer y al mismo tiempo apagarse los polémicos estudios cinematográficos de la Ciudad de la Luz.


Por motivos profesionales y en mi caso en concreto, he podido visitar varias veces los estudios afincados frente al mar. Durante las visitas he podido conversar con gente como Ricardo Darín o el mismo Alain Delon. Además como habitante de la terreta he tenido el placer de poder ver por nuestras calles a gente como Francis Ford Coppola, Vin Diesel o el mismísimo Brad Pitt. También hemos podido ver rodajes de cine en plena calle o tener la sensación de que por un momento éramos algo en el mapa, un punto real y conocido y no un simple trozo de playa en medio de la nada.
Por desgracia y por méritos de los político de mierda (lo siento pero no se en ocurre un adjetivo mejor que mierda para definir a esa gente), ese sueño de identidad y notoriedad, está a punto de desaparecer y digo a punto por esta bomba informativa de hoy:


El realizador de la saga de los Padrino, es decir, Coppola a través de su productora American Zoetrope ha propuesto a la Generalitat Valenciana comprar los estudios cinematográficos Ciudad de la Luz, de Alicante, a cambio de 80 millones de euros, que es a lo que en parece ascender la deuda del complejo, aunque en su día la oposición la cifró en más del doble.
Esta propuesta sale a la luz días después de que Ridley Scott manifestase que le parecía absurdo tener los que considera los mejores estudios del mundo sin ninguna actividad. Unos estudios cuya última gran producción fue Lo Imposible, que permitieron recrear el tsunami de 2004 en Tailandia gracias a disponer del mayor plató acuático del mundo.
En la actualidad los estudios están bajo cierre oficial tras la deficiente gestión de la empresa concesionaria para su explotación, Aguamarga, y la denuncia de la UE a la Comunidad Valenciana por invertir fondos públicos de forma fraudulenta en el complejo.

De momento no se sabe más que del interés del director por hacerse con los estudios y convertirlos en su centro de postproducción en Europa. Desde luego sería una forma de reabrir un complejo muy bien acondicionado que con los apropiados incentivos fiscales podría atraer cantidad de rodajes y generar puestos de trabajo.