La justicia expulsa al invasor Uber y pone freno a la estúpida moda hipster


Buenas noticias para la economía española. La justicia española pone freno a las tonterías hipster, y asegura la estabilidad económica de un sector formado por miles de familias.


Uber era simplemente un ejemplo más monopolista donde un sector de espabilados y adinerados individuos enamorados de la gomina, querían llegar desde más allá de nuestras fronteras, para repartirse un pequeño botín económico que en la actualidad servía para que miles y miles de familias pudiesen llevarse algo a la boca.
Los taxistas son unos seres pegados a un volante que pasan más del 50% de su vida trabajando para poder alimentar y educar a sus familias. Ese pequeño "lujo" del siglo XXI quería ser arrebatado por una empresa americana dispuesta a dominar ese sector para así enriquecer aún más las arcas de sus ricos inversores.

La carta principal para tal propósito, era engañar a esa estúpida nueva generación hipster que cree que todo es mejor porque simplemente se hace bajo un moderno smartphone. Por suerte nuestra justicia ha puesto freno a este lobby financiero y a esos hormonados y barbudos seres cool, expulsando de nuestro Reino al acomodado invasor.


Tras su suspensión cautelar hace apenas unas semanas, el juzgado de lo Mercantil Número 2 de Madrid ha ordenado el cierre con carácter inmediato del sitio web de Uber, al estimar que pese a la suspensión cautelar seguía realizando actividad, y que por tanto, las practicas desleales se seguían realizando.
En este sentido, parece que lo más graves que además del cierre de la web, el juez también ha ordenado la suspensión de las transmisiones de datos, su alojamiento y acceso de Uber y su plataforma a la red, así como cualquier otro servicio que intermedie en la actividad de la compañía.
El Auto, con fecha de 9 de diciembre, responde a la petición de la asociación del Taxi sobre medidas cautelares por competencia del desleal. En él, el juez estima que dada la inexistencia de los permisos administrativos por parte de Uber, no solo la actividad es desleal, si no que la propia infracción por la inexistencia de permisos en el sí misma desleal. Con ello, poco camino de queda de Uber después de esta suspensión, puesto que ahora mismo, y con carácter inmediato, toda su infraestructura online, que es casi la totalidad del servicio, queda suspendida, dejando al servicio sin su principal baza: el acceso a vehículos con conductor desde el móvil.

Adiós mamones.