Análisis The Order of War | ¿Dónde está mi sierra? | Flojo


Nunca he entendido esta producción de Sony bajo las manos del estudio menor Ready Down. Nacer como exclusivo de una plataforma nueva conlleva muchos problemas, el primero de ellos claro está, ser el odio y punto de atención de los forofos de la plataforma rival. Pero esto es inevitable y entonces es cuando me surge esta duda: si vas a debutar bajo una plataforma nueva y bajo las duras críticas y odios de tu contrincante y su legión de fieles abducidos, ¿Para qué imitar un fiasco jugable si lo único que vas a conseguir es otro?


Y esto es sencillamente lo que ha hecho Ready at Down, imitar punto a punto y como a coma, el juego de Microsoft Studios, 'Gears of War'.



De tal palo tal astilla

Y ahora quitémonos la careta ya, Gears of War era tan flojo o tan bueno jugablemente como lo es esta copia de estilo victoriano de Sony. The Order posee la misma calidad gráfica que tuvo la obra de Cliffy B en su día; tiene el mismo buen hacer en su dirección de arte pero, también posee la misma estructura de Gears of War en todos sus aspectos negativos; posee también su misma linealidad y su misma jugabilidad; sus tiroteos constantes no son mejores pero tampoco lo son peores y su historia ( porque hay gente que juega a este tipo de juegos por su historia :) ), sigue sin ser escrita por García Márquez.
Para entendernos decir, que The Order por ejemplo o GOW en su día, son juegos que jamás podría ser diseñados en las oficinas de Nintendo y no por su puesta en escena de corte "adulto", sino simplemente porque su jugabilidad es heredera de una época rancia donde la búsqueda de la madurez jugable, nos trajo un retroceso en forma de nulidad mental y jugable, donde cada litro de sangre vertido y cada "mother fucker" escupido, eran sinónimo de un punto más en la revistas y de un +1 más en las forocuevas de todo el planeta.


Decir eso si antes que nadie se tire al cuello, que Gears of War tuvo la suerte de poseer un online y una sierra (y una legión de neojugadores) que le han hecho convertirse en el palo y leyenda que es hoy. En cambio, el título de Sony ha decidido no copiar lo único que hizo grande la obra de su rival, lo que lo convierte en una simple astilla que dudo algún día llegue a convertirse en el palo que es su mentor.

Así que amigos, os digo un secreto para vuestro futuro. Si vais a escribir un libro, no copiar la calidad narrativa de 50 Sombras de Grey, si vais a pintar un cuadro, mejor imitar a Van Gogh o Picasso que a Bob Esponja y si vais a rodar un film, no visioneis Transformers para vuestra "inspiración".

Solo nos queda decir, que nos han gustado muchas cosas del trabajo de Ready at Down igual que en su día nos gustaron del de Epic, pero por favor Ready at Down, que vuestro próximo juego no sea una copia del Superman de Titus para N64 y si lo fuese y llevase una sierra, no tengais miedo a copiarla y ser acusados de ello, sino, empezaré de verdad a preocuparme.