Oscar esnifando cocaína en el Paseo de la Fama de Hollywood


Un artista denuncia el problema de las drogas en la Meca del cine con una polémica exhibición. Y lo hace de la forma más artística posible.


Este domingo 22 de febrero se celebrará por todo lo alto la gala de los Oscar. Pero antes de que Hollywood Boulevard quede cerrado para la organización de los premios de la Academia, el artista Plastic Jesus ha conseguido colarse con una polémica escultura. Se trata de una estatuilla de los Oscar en una pose bastante poco decorosa, a cuatro patas, esnifando lo que parecen ser dos rayas de cocaína.

La escultura sólo incluye una placa en la que puede leerse: "A la mejor fiesta de Hollywood". Jesus la ha ido moviendo por distintos lugares del Paseo de la Fama, como la estrella de Elvis Presley o delante de una tienda de ropa. ¿El objetivo? "La pieza intenta llamar la atención sobre el problema de la drogadicción que oculta Hollywood", comenta el fotógrafo Nick Stern, colaborador del artista. "Ha sido largamente ignorado hasta la muerte de una larga lista de importantes celebridades".