Kim Kardashian en 'el sujetador es para cobardes'


Kim Kardashian ni tiene miedo a nada ni siquiera a la gravedad, ese elemento capaz de sentar las bases del espacio tiempo, pero que en ella, ni marca espacios, ni tiempo, ni efectos gravitatorios.


Y es que Kim es capaz de salir así a la calle y demostrar que tiene el pecho más firme que nadie en el firmamento. Transparencias atrevidas dejan claro que la socialité no tiene miedo a nada ni a nadie, ni siquiera a la gravedad.