Helena Christensen en topless a los 46


La ex supermodelo, que en la década del 90 compartía pasarela con Tyra Banks, Linda Evangelista, Elle Macpherson, Cindy Crawford y Christy Turlington, conserva el cuerpo delgado de sus veinte años, y asegura que es pura genética. Personalmente, de todas las citadas Helena siempre fue mi favorita.


"Nunca seguí ninguna dieta", cuenta a una publicación francesa. "Me encanta la buena comida. En la producción, el equipo quedó desconcertado al verme comer tanto", bromea la danesa. "Afortunadamente, tengo un buen metabolismo", asegura.
Sin embargo, Christensen también realiza actividad física. "Comencé a hacer deportes bastante tarde, alrededor de los 30 años. Empecé porque me quería sentir más tonificada. Es fascinante ver cómo los músculos estilizan el cuerpo. Y odio los deportes de resistencia, sería imposible para mí correr una maratón. Me encantan los de esfuerzo intenso, como el boxeo o el sprint", detalla.
Christensen ahora vive en Nueva York, y cuando no modela se concentra en su trabajo como fotógrafa, con el que inmortalizó a celebridades como Liv Tyler, Julianne Moore y su amigo Bono, el cantante de U2. También tiene energía para diseñar ropa para una marca danesa o crear una etiqueta de aceites perfumados, aunque eso no le resta tiempo para el ocio.
"Me gusta pasar tiempo al aire libre con mi hijo y mi pareja, o irnos el fin de semana a las montañas al norte de Nueva York para correr al aire libre", remarca.

Aquí tenéis el desnudo de la semana.