Uber (proseneta) es la empresa más caradura y sinvergüenza de la historia


Cuando Uber llegaba a Madrid, el comunicado oficial de la compañía mencionaba en varias ocasiones el concepto de "compartir coche". "Compartir coche", "compartir gastos", "hacer un mejor uso de los coches que ya se encuentran en la calle", "economía colaborativa"... Todos ellos eran fragmentos habituales a los que la comunicación de Uber recurría frecuentemente para describir el funcionamiento de la empresa en un momento en el que el Ministerio de Fomento ya les había amenazado.


Después llegó la prohibición y el cierre temporal del servicio que todos conocemos. Ahora, Uber se encuentra en pleno proceso legal y, a raíz de las declaraciones de los abogados de la app que recoge El País, parece que su defensa se ha olvidado de todo lo relacionado con la economía colaborativa y la ausencia de ánimo de lucro (ejem). Ahora se definen como simples "intermediarios".


¿Y esto qué quiere decir? Pues simplemente que los altos ejecutivos de Uber han obligado a sus abogados a que echen toda la mierda sobre sus conductores, para de este modo ellos quedar impunes justificando que una app no puede transportar a nadie de un sitio a otro, es decir, que los culpables de todo son las personas que han realizado la labor de conductor de pasajeros sin ningún tipo de licencia profesional u homologada.

Atención a varias de las afirmaciones de los abogados de Uber que cita El País: "De lo único que se habla es de la aplicación. ¿De verdad puede transportar gente una app?". ¿Quién tiene la culpa entonces? Para el letrado de Uber, y si los demandantes dicen que existe competencia desleal "porque alguien transporta viajeros sin tener licencia, son los conductores los que deberían estar aquí", según declaraciones que recoge dicho periódico.


Como veis es increíble que esta gente esté siendo juzgada en nuestro país conllevando un gasto de nuestro impuestos, cuando simplemente deberían ser expulsados sin ningún otro tipo de explicación. Hay cosas que siguen sin tener sentido en esta sociedad. Ah bueno, se me olvidaba que los poderosos han hecho las reglas para su interés.