Cristina Pedroche tetas, desnudo y campanadas junto a Chicote


La colaboradora de radio y televisión ha publicado en Twitter una fotografía semi-desnuda en la que se cubre el pecho con las manos. Sin más tela en en su cuerpo que una voluminosa falda negra, posa libre y sin tapujos, mostrando un aperitivo de lo que podemos esperar este año cuando de las campanadas.


@CristiPedroche Cuenta atrás... #PedrocheCampanadas  1.038 10:42 - 21 dic. 2018 140 personas están hablando de esto Información y privacidad de Twitter Ads

Las reacciones en las redes sociales no se han hecho esperar

Así, Mimi (Lola Índigo)ha sido de las primeras en alabar la acción de Pedroche: "te AMO". En el anonimato, los comentarios van desde los que la critican por pretender la instrumentalización del cuerpo femenino, hasta los que se sienten inspirados por su forma de vivir la libertad y piensan que no habría otra opción mejor para unas Campanadas feministas.

Antes de eso...

En ‘Zapeando’ han querido recordar la visita de Miley Cyrus al Show de Jimmy kimmel en la que dos estratégicas pegatinas eran lo único que cubría el torso desnudo de la cantante. Ante el revuelo que ha causado el vídeo en el plató, Pedroche ha espetado un “¿Nunca habéis visto unas tetas?”. La frase era premonitoria y dejaba entrever lo que iba a ocurrir.


Cristina Pedroche ha empezado a desabrocharse la camisa mientras Frank Blanco avisaba de que el gesto tendría consecuencias y los medias hablarían de ella, y no bien. “Yo me obligo sola”, han sido las palabras de Pedroche que han precedido al ‘momentazo’. Dos pegatinas en forma de flor cubrían el pecho de la presentadora. Como si no fuera suficiente, Pedroche se ha meneado al ritmo de ‘Wrecking ball’ y una de las flores ha cedido a la fuerza de la gravedad. Que no cunda el pánico, o la euforia, Cristina llevaba debajo un sujetador de silicona que ha evitado el’pezongate’. “Ya la has liado”, ha dicho Frank Blanco. “Esto es lo que queríamos. Pues ya os lo podéis bajar en Youtube y darle bien a verlo”, contestaba ella, muy consciente del revuelo que se avecinaba.