La boda de -Cayetano Rivera y Eva González- y Paquirrín


Pues sí, llegó el día en el que todo el mundo se colgó el pamelón y se fue a Mairena del Alcor al bodorrio de Cayetano Rivera y Eva González, que por fin ya son marido y mujer. Un viernes por la mañana, lo que yo llamo la boda de ricos, que anda que si yo pido libre en el trabajo para ir de sarao me mandan a paseo.

Cotilleando los trajes de la boda


Los novios

Eva González iba sobria y perfecta. Quizás algo abrigada de más pero bien. La espalda era de encaje, ya os lo digo. Y lo mismo del novio porque a Cayetano Rivera el chaqué se lo hizo Armani que para algo es su niño bonito, y se lo hicieron muy bien.



Los asistentes

Recordemos que a la boda de Fran Rivera fueron todos con chistera, y él decidió que también la llevaba a la de su hermano. Lourdes Montes estaba espectacular, al César lo que es del César.
Llegó solo porque su chica está a puntito de dar a luz y sabemos que la fiesta corre de su parte, que así es muy fácil hacer el regalo. No es guapo, pero nos cae bien Kiko Rivera.
Que podemos añadir un "no te enteras Contreras" porque como Julián admimitió no se leyó la invitación y se fue de traje (espantoso) a una boda en la que se exigia chaqué.
Entre el exceso de tela rollo cortinón de Vicky, que no, esta vez no iba bien y el exceso de flores sobre el plumetti de su hermana estaban hechas un cuadro. Lo mejor, los tocados de Phillip Tracy.
Porque el tocado era ideal, pero es que el vestido con esos pliegues, ese color azulón, y ese bolso de pedrería la hicieron una de las más elegantes del día.


Ríete tú de Ascott y sus pamelas, pero sólo alguien con el porte de Elizabeth Reyes (ex de Fran Rivera) puede lucir la pamela así.
Así fue Priscila de Guscin, con un conjunto que le sentaba como un guante y muy otoñal a pesar del día de verano.
Así fue Raquel Rodríguez, con un vestido similiar al de Priscilla, que se lo pone otra cualquiera y queda viejuna, pero ella estaba estupenda.
Sosa diría yo iba Raquel Revuelta, que parece de una boda sosa inglesa. No fue su mejor día desde luego.
Un sí muy grande al tocado y al color del vestido, un no muy grande a la manía de Elena Tablada de llevar las faldas ARC.
Desde lejos Pastora Soler estaba estupenda, el color, la pamela, los apliques del vestido... pero es ue luego no le sentaba nada bien y la hacía más grande de lo que es. Una pena.
Que Vanessa Martín no acertó ni con el vestido y sobre todo con la pamela que parecía de los chinos total, sobre todo con ese pelo suelto... Con lo fácil que era.