Amanda Párraga, el nuevo gran escote de la televisión | OFÚ Canal Sur al desnudo


Cuando una persona se encuentra en un programa que fácilmente se puede prestar a la crítica por morboso o por ser casi un Realty-show que  dicen aprovecha  las desgracias y el dramatismo de los demás. Cuando el programa ha superado con creces ese sambenito injustamente atribuído, y pasa a ser considerado todo un servicio a la sociedad, el programa y la cadena que lo emite, en esta ocasión “Canal Sur” de Andalucía cobra el mayor de los sentidos de lo que debe ser  un medio de comunicación.


Amanda Párraga Lucas (Sevilla, 1.986) es una de las reporteras que trabaja en el programa codo con codo con los afectados que piden auxilio ante enfermedades, hambre, inseguridad. Y nos enontramos ante una periodista con valores, con un código deontológico asumido, hoy en peligro de extinción en tantas profesiones, sumado a su belleza, a su sonrisa natural, nada forzada, en tratar con tacto, con mesura y justeza los casos que nos comunica cada día que transmite sin rebasar esa línea delgada y finísima tan difícil de resistirse a su tentación del morbo, de encarnizamiento que hoy día tantos medios practican y pseudoperiodistas. 
Amanda tiene una gran talla humana, comunica e informa con sensibilidad y no con sensiblería que elude tan hábilmente, con sentimiento espontáneo sin almibaramiento empalagoso para la audiencia o seguidores del programa. Y así, una y otra vez, durante más de un año de audiencia; a eso le llamo yo habilidad casi innata, talento, por lo que además de ver las redacciones de Amanda y su transmisión sencilla y llena de calidez, la convierten en todo un modelo de cómo ejercer la comunicación emocional.

Tetas hailas


Y no podemos irnos sin mencinar su pecho (vamos, sus tetas), un atributo al que sabe sacar partido y nosotros no vamos a esconder.




Amanda Párraga, el nuevo gran escote de la televisión | OFÚ Canal Sur