El desnudo como reclamo publicitario


El desnudo está de moda. Bueno, el desnudo siempre ha estado de moda y la publicidad, ese ente abstracto y sagaz capaz de oler el dinero a grandes millas de distancia, sabe de sobra que no hay barrera posible para vender zapatos, pintalabios, hamburguesas, joyas o un fármaco de crecepelo. Sobre todo, cuando esas barreras son un sencillo y simple desnudo.


Artículo extraído de La Vanguardia. Presentado e ilustrado por Lucen Pop:

“El rojo que me viste” es el lema de la nueva barra de labios de Yves Saint Laurent, Rouge pur Couture, y sirve de excusa para que Cara Delevingne aparezca en los carteles recostada en un sillón desgastado, desnuda y sólo cubierta con una chaqueta de esmoquin abierta. La semana pasada la firma de zapatos Stuart Weitzman daba a conocer la foto de su campaña para la primavera-verano con Gigi Hadid, Lily Aldridge y Joan Smalls. Lo que llama la atención de la fotografía, en blanco y negro, es que las tres modelos aparecen abrazadas y completamente desnudas, salvo los pies, calzados con la misma sandalia. Los responsables de las campaña explican que la idea de la foto (de Mario Testino) es reflejar la relación íntima de las mujeres con su calzado.


Ayer fue la edición australiana de la revista Harper’s Bazaar la que desveló la portada de enero con Miranda Kerr completamente desnuda y con unos altísimos Louboutin de color rosa como únicos complementos (junto con unas discretas joyas). La foto está tomada en la terraza de un hotel de Los Ángeles y el motivo del desnudo es anunciar una entrevista en profundidad con la modelo australiana para descubrir su interior.


Cada vez más este tipo de magazines mensuales utilizan desnudos en sus portadas ( Maxim, GQ...) quizás por eso revistas como PlayBoy han renunciado a ello. Miranda es una de las modelos que más han posado desnudas y hace tres años hizo una sesión de fotos también para Harper’s Bazaar tapada solamente con unas botas de Hermès. Y a pesar de que eran de caña alta y llegaban más arriba de la rodilla era difícil fijar la mirada en el calzado, igual que ahora en los Louboutin.


“Siempre llevo botas altas... Sin ellas simplemente me siento desnuda”, esta frase atribuida a Donatella Versace la tomó Irina Shayk para colgar en su Instagram el pasado septiembre una foto en tanga y con botas. ¿El motivo? Exhibir su cuerpo tonificado y bronceado. Si la imagen de un hombre desnudo vestido sólo con calcetines resulta grotesca (aunque la firma italiana de calcetines Chillipie la utilizó este verano para sus anuncios), la de una mujer desnuda con zapatos de tacón resulta siempre erótica y tiene un toque fetichista.

En pleno siglo XXI, el desnudo sigue siendo el mejor reclamo para provocar, vender o llamar la atención. Peta, la asociación que lucha por los derechos de los animales, suele contar con famosas que se desnudan para sus campañas, como Eva Mendes, Alicia Silverstone, Elisabetta Canalis o Pamela Anderson, que es una de las más activas. Pero si estos desnudos-protesta están más o menos justificados, hay otros más rebuscados, como el de la marca estadounidense de hamburguesas Carl’s, que contó con la voluptuosa modelo Charlotte McKinney paseándose medio desnuda por una especie de mercado callejero para anunciar que los ingredientes que utilizan son naturales. Otro ejemplo sería el de la tónica Schweppes, que en el 2006 desnudó a Eduardo Noriega para vender la autenticidad del refresco. Curiosamente ese mismo año saltó a la palestra un nuevo partido, Ciutadans, y un nuevo líder, Albert Rivera. ¿Y qué hizo para captar la atención? Pues aparecer desnudo en el cartel electoral.


Los perfumes siempre han recurrido al desnudo para anunciarse, probablemente gracias a aquella ingeniosa respuesta de Marilyn Monroe cuando un periodista le preguntó “¿Qué es lo que llevas en la cama?”. Y ella contestó “Yo sólo me pongo Chanel nº 5”. Las campañas con poses más o menos provocativas han tenido a protagonistas de lujo como Jennifer López, Natalie Portman, Rihanna, Claudia Schiffer, Eva Herzigova, Naomi Campbell, Keira Knightley o Matthew McConaughey. También los anuncios de ropa interior han permitido desnudar a un buen número de famosos, sobretodo deportistas masculinos: Rafa Nadal, David Beckham o Cristiano Ronaldo. Y entre las mujeres, Bar Refaeli, Blanca Suárez o la citada Irina Shayk.

La publicidad se nutre cada vez más de nombres famosos que, desnudos o no, prestan su imagen (al natural o con photoshop) para anunciar. De quien no se sabe el nombre es de la joven alemana que protagonizó el primer desnudo en un anuncio de televisión. Fue en los años ochenta: una joven rubia correteaba por una playa para anunciar la nueva gama de productos Fa con el frescor de los limones salvajes del Caribe.