Irina Shayk desnuda contra el cambio climático para Vogue


Shayk, que es una adicta a las transparencias, quiso añadir un pequeño comentario a su publicación de Instagram con la que ayudaba a contextualizar la imagen, con el único fin de concienciar a sus seguidores de que hay que hacer algo para luchar contra el cambio climático: «Realmente quiero agradecer a mis compañeros su hermoso trabajo para la revista Vogue. Esposición de trece mujeres que estamos luchando contra el cambio climático en estos momentos del COP2 1 en París. Tenemos que ayudar a seguir creando conciencia», añadía.


Aparte, la modelo sigue trabajando y dejando sesiones fotográficas como la de la foto de portada y la inferior.