Courteney Cox (Mothers & Daughters, 2016) se lamenta de su cambio de rostro


La imagen personal es la marca de las celebridades. El problema surge cuando confunden dos conceptos que no son sinónimos: “buena imagen personal” con “juventud”. Courteney Cox y su decisión de no hacerse más cirugías estéticas.

La imagen de los actores y actrices de Hollywood es su marca personal y su principal capital. Una buena imagen, asociada a talento conforman un kit excelente para lograr buenos contratos y buenas oportunidades laborales. El problema comienza con el paso de los años, cuando quieren perpetuar esa imagen de juventud a toda costa.
Esta semana, la actriz Courteney Cox (52) confesó en un programa de TV de la NBC que se arrepiente de haber abusado de la cirugía estética y del bótox. En el show “Running Wild” de Bear Grylls , la actriz que protagonizó a Mónica Geller en la inolvidable Friends dijo, visiblemente emocionada, que todos estos años estuvo “tratando de ganarle la partida al envejecimiento” y de mantenerse “joven”.