Kristen Stewart: “Mi relación con Robert Pattinson era un montaje”


Si Kristen Stewart ha permanecido hermética durante muchos años en cuanto a su vida privada, este verano se ha abierto a sus seguidores revelando detalles relacionados con sus parejas. A finales de julio la actriz, de 26 años, habló por primera vez de su novia, Alicia Cargile, en una entrevista para la edición británica de septiembre de Elle. “Ahora mismo estoy muy enamorada de mi novia. Hemos terminado y vuelto un par de veces, pero siento que por fin puedo sentir de nuevo”, dijo la estadounidense. Y ahora se ha referido a su compañero de reparto en la saga Crepúsculo y antigua pareja, Robert Pattinson, explicando que su noviazgo fue "un producto".


Stewart ha dicho en una entrevista para T Magazine que la gente quería que Pattinson y ella estuvieran juntos: "No era la vida real. No es que yo quiera ocultar lo que soy u ocultar cualquier cosa que estoy haciendo en mi vida. Es que yo no quiero ser parte de una historia cuyo valor sea el entretenimiento", afirma la intérprete.
Aunque tiene fama de no dar detalles sobre sus relaciones íntimas ahora parece que esta decisión ha dado un giro de 180 grados. Stewart explica que, durante sus relaciones anteriores, nunca hubiera hablado, "pero una vez que empecé a salir con chicas parecía que había una oportunidad para representar algo realmente positivo. Todavía quiero proteger mi vida personal, pero no quiero parecer que me avergüenzo de la idea, es una especie de sentir que le debo algo a la gente", afirma la actriz. 

Durante la entrevista, la artista le enseña su cuenta privada de Instagram al entrevistador, quien revela en las páginas de T Magazine que está llena de fotos con Cargile. Ambas forman una pareja que es todo lo opuesto a la relación que tenía con Pattinson; alejada de los focos de las cámaras del objetivo de los medios. "Ya no estoy triste. Ya no estoy saturada. Puedo vivir de nuevo", relata. 
Kristen Stewart y Robert Pattinson, de 30 años, salieron juntos de 2008 a 2013. Los motivos de su ruptura fueron una infidelidad por parte de ella con el director de cine Rupert Sanders y la finalización de un contrato que ambos habían firmado y que estipulaba que los actores de Crepúsculo debían ser pareja durante un tiempo determinado.