Elena Mikhailova desnuda su cuerpo y su violín


Ella es Elena Mikhailova. Una joven violinista de origen ruso-armenio, nacida en Azerbaiján y afincada en España desde que tiene 8 años. Tiene la nacionalidad española, y vive en Las Rozas en donde, entre viajes, conciertos y entrevistas, descansa jugando al padel, nadando o de compras en Las Rozas Village (nos cuenta que adora Purificación García, Adolfo Domínguez y Carolina Herrera, aunque también es una clienta de BDBA para vestidos de gala, "mi último capricho fueron unas gafas espejo que me llevé en Rínivi en Barrio de Salamanca" confiesa). Pero ahora es fiel a Agatha Ruiz de la Prada desde el pasado otoño, y con quien presenta su último disco (la edición limitada) en París en la tienda de la diseñadora, un homenaje al compositor navarro Sarasate. Afirma que "ya era fan de la marca desde que era pequeña; iba a la Escuela Reina Sofía en Pozuelo de Alarcón con carpetas de la marca, y el proyecto surge cuando aparezco en un evento en su tienda de Serrano con un vestido de cuadros rosas y blancos, que recuerda mucho a la Selección Nacional de Croacia, aunque estén ya eliminados". Usa tacones de 10 centímetros, a pesar de que no le hagan falta ya que mide metro setenta. Las minifaldas ya se han convertido en un clásico entre los estilistas de la Productora Eurodelta (productora que filmó el polémico vídeo en donde Mikhailova toca la Jota Navarra en top y minifalda que se emite en Canal Sur y Telemadrid).


Su mejor amigo y también amante es un Jean Baptiste Villiaume del siglo XIX (valorado en 120.000 euros y que tiene asegurado 'por si las moscas') tal como relata en una entrevista en Miami TV; aunque, al francés (el violín), le está siendo infiel con un uno eléctrico de Yamaha (serie YEV) que asegura que es el 'Stradivarius Low Cost' en una entrevista para una cadena de República Dominicana y que descubrió al estrenarlo en la presentación oficial del instrumento en la tienda Hazen de la Calle Arrieta de Madrid. Amante de los gatos y de los perros (su primer gato se llama Raúl, por el futbolista, por decisión de su madre), de la serie 'La Que Se Avecina', y de los vinos (es imagen de la firma de un vino tinto de Valtiendas, Imperio Mikhailova, fundada por su hermana Katy Mikhailova), 
Elena tiene más de 20 premios nacionales e internacionales, y promete contar algún día el lado oscuro de las competiciones de música clásica. Adicta a las redes sociales (al Facebook e Instagram sobre todo), le encanta fotografiarse. Una de las sesiones de fotos que con más cariño guarda (además de una que hicieron para la revista de papel Pozuelo IN el pasado viernes con Agatha) ha sido en la Plaza de las Ventas, vestida de torera, dirigido por Mikel Masa y Manuel Cid. "Fui dos veces a la plaza de las ventas. Hace un año para el shooting con Toro Shoopping, y hace un mes me invitó un amigo, era mi primera vez en una corrida; me gustó y no me gustó. Si por mí fuera, no mataban el animal al final. Es un poco absurdo lo que digo y quizá no entiendo mucho de esto. Me parece un arte y creo que tiene mucho mérito, pero me da pena el animal. En Portugal creo que hay algo parecido en donde el toro termina vivo... Pero ello no significa que esté a favor de que prohiban las tauromaquias", afirma Elena, ya que es una fiel defensora de los animales.  

Famosa por haber versionado el himno clásico del Real Madrid (que subió a Youtube y que se hizo viral en unos días) en febrero de este año, animada por su hermana y representante, y tras abandonar el Barça y convertirse al Madridismo a base de repetir con su violín tal himno. Vídeo del que se hicieron eco hasta 30 medios de comunicación, entre otros Real Madrid TV, beIN Sports de EE.UU., bernabeudigital.com, Sport Number 1, entre otros tantos, y que llegó a ser retuiteado por el perfil oficial de Cristina Cifuentes. Pero después, vino el himno Nacional. 

Sexy in hot