Crítica 'Personal Shopper' | El desnudo de Kristen Stewart con Olivier Assayas | ****


Esta semana llega a nuestra cartelera uno de las películas más controvertidas del año. Se presentó en la pasada edición del Festival de Cannes y como obra arriesgada y dispar, fue una de las grandes incomprendidas incluso ganando la Palma de Oro a mejor dirección.


Como suele pasar, el paso del tiempo va haciendo justicia y dejando cada obra en su lugar y en este tiempo pasado ya presente, Personal Shopper ha ido ganando adeptos y llega a la cartelera como uno de los filmes más destacados de lo que va de año.

Olivier Assayas es uno de los cineastas más interesantes del momento, un hombre capaz de agarrar la primitiva serie B y sofisticarla hasta extremos de no ser reconocida como tal. Obras como Boarding Gate (2007), Demonlover (2002) o Irma Vep (1996), partían de las raíces del género con principios de terror, exploitation o incluso hard boiled para terminar siendo algo totalmente distinto y autónomo. Aunque el punto de partida de Assayas siempre es rudimentario y aparentemente comercial, su desarrollo de historias y personajes termina dando fábulas de nuestra sociedad donde poder críticar el derrumbe de nuestros principios, nuestra humanidad y nuestro propio ser. Así, el género en Assayas termina siendo un cine humanitario donde lo sofisticado se convierte en minoritario.

Review Crítica


Asi que de nuevos estamos ante una obra de minorías protagonizada por heroínas, mujeres fuertes pero que se encuentran en un momento de desorientación vital. Tanto Asia Argento en Boarding Gate, Connie Nielsen en Demonlover, como Maggie Cheung en Irma Vep, se encuentran a la búsqueda de sí mismas, perdidas y atrapadas en un entorno muy hostil del que no pueden escapar. Algo de que de nuevo repite Kristen Stewart en Personal Shopper, actriz por cierto que ya puede denominarse como su musa actual.

En la película, Maureen es una joven que acaba de pasar por un proceso traumático, la muerte de su hermano gemelo, con el que compartía una anomalía cardíaca. Trabaja en París como asistente personal de una celebrity, Kyra (Nora von Waldstätten) a la que escoge los estilismos, y junto a ella accederemos a las tiendas más exclusivas de la Rive Gauche, entre ellas al atelier de Chanel, a la Maison Dior o a la joyería Cartier. Maureen se dejará atrapar por el lujo, que parece asquear, pero al mismo tiempo atraerle de una manera confusa, lo que la llevará a desarrollar una oculta perversión: la tentación por lo prohibido, por querer ser alguien que en realidad no es. Por eso se probará a escondidas los vestidos de Kyra, se subirá encima de sus tacones de marca y se erotizará con el contacto de las telas en su piel, mirándose en el espejo con deleite fetichista.

Y así, tenemos un ente moderno que puede recordar la vertiente erótica de Brian de Palma que a su vez, era otro ente moderno del erotismo de Alfred Hitchcock y al igual que ocurría con el cine de estas dos bestias, el género y lo fantástico eran el pilar para unirse al erotismo citado y así, poder crear oníricas obras donde la belleza y lo irreal toman contacto directo con nuestro mundo, ese que habita fuera de la pantalla.

De este modo, Maureen tiene la capacidad de ver fantasmas, de contactar con ellos… es una médium. Y su máxima obsesión es esperar que su hermano le indique que se encuentra bien en el más allá para quedarse tranquila. Pero nuestra protagonista está muy lejos de encontrar la paz. Toda una serie de fuerzas, reales o extrasensoriales se encargarán de desestabilizarla.

Personal Shopper puede recordarnos en cierta medida a 'Fascinación' de Brian de Palma como está nos recordó a 'Vértigo' de Alfred Hitchcock. Una historia atrapada entre los fantástico y lo real donde una espiral es la línea a seguir por sus protagonistas. Un descenso en caída libre que nos invita a introducirnos en los territorios del cine de terror y en las historias góticas: Largos pasillos en penumbra, el sonido del viento, los crujidos de la madera vieja y sombras sibilantes vistas a través de una pantalla de móvil del siglo XXI.

Puntuación: ****





El desnudo de la Stewart

Kristen Stewart vuelve a llamar la atención, pero no precisamente por su corte de pelo o su novia. Resulta que en su nuevo filme, Personal Shopper, la actriz aparece semi-desnuda. Y aunque actualmente se encuentra promociononándolo, las imágenes de las escenas donde sale topless han sido reveladas tanto en imágenes como en vídeos.


En una de las escenas, la actriz aparece desnuda en una revisión médica. Posteriormente, en otra toma la vemos topless mientras busca qué ponerse en su clóset. Según reveló Kristen a E! News, más que causarle pudor o algún tipo de complejo el desnudarse, en realidad lo toma como una forma de apoderamiento. “Estaba tratando de extraer lo principal del personaje, sentí que esto era algo muy revelador, pero también que eran escenas de apoderamiento”. Varios críticos aseguraron que el problema no fue la actuación de Kristen, sino la dirección y producción de la cinta. Anteriormente, la actriz había trabajado con el director de la cinta, Oliver Assayas, en Clouds of Sils Maria, donde él aseguró que estaba impresionado por las habilidades de Kristen. Sin embargo, la crítica no han dado buenas críticas a Personal Shopper, pero más que por la actuación de Stewart por la producción y dirección de Assayas. algo ilógico debido a la calidad habitual del director francés.
Nosotros de momento y a falta de ver el film ponemos en cuarentena cualquier opinión sobre la cinta y sobre la propia Stewart, así que únicamente nos hacemos eco de estos Erogramas de la Stewart que sin duda van a dar mucho de qué hablar.

Recordemos por cierto, que no es la primera vez que Kristen Stewart se desnuda en el cine ya que pudimos verla en esta misma situación en la película En la carretera.

Erogramas y desnudo En la Carretera





Erogramas  y desnudo Personal Shopper








Comentarios