Jennifer Lawrence al desnudo para Vogue septiembre 2017


A finales de agosto del 2014 se dieron a conocer muchas fotos de celebridades que habían sido robadas y publicadas sin su consentimiento. ¿El mayor problema? Las fotos eran desnudos que fueron vistas por todo mundo. Muchas de las víctimas de esta intrusión salieron a defender su derecho a tomarse este tipo de fotos, asegurando que el único crimen fue el hackeo y no lo que ellas deciden hacer con su vida privada. Por supuesto, como siempre sucede con los escándalos, el público opinó que siendo personalidades tan famosas deberían cuidar más su imagen y evitar este tipo de fotografías de inicio para evitar problemas así. Se trató de un caso en donde as víctimas fueron más juzgadas y criticadas que aquel que cometió el crimen...y muchas de las actrices aún no pueden superar el trauma de lo sucedido.

Después de un seguimiento público, los responsables del hackeo, Ryan Collins y Edward Majerczyk fueron castigados, pero el sentimiento de invasión y paranoia no se disipó tan fácil. Algunas actrices negaron que las fotos fueran reales, otras prefirieron no hacer comentarios y dejar que las autoridades competentes resolvieran el problema, pero algunas decidieron alzar la voz para recuperar un cierto sentido de control que creyeron perdido con dicha intrusión. Una de las actrices que más ha hablado al respecto es Jennifer Lawrence, ganadora del Óscar y que pronto estrenará la película ¡madre!, de Darren Aronofsky. Ella afirma que el hackeo debe ser considerado un delito sexual y que debería ser castigado como tal, en vez de ser un crimen menor. En ese momento, el público se burlo de su comentario, llamándolo “exagerado”, pero el hecho de que la protagonista de Los Juegos del Hambre aún no se sienta tranquila prueba que se trató de un trauma muy fuerte.



NO TE PIERDAS...

Comentarios