Facebook quiere unirse a los Lehman Brothers y compañía para dominarnos aún más


Aunque mucha gente sigue viviendo en los bailes de Fortnite, otra sabe perfectamente como está funcionando el mundo en los últimos siglos.


Muchos tenemos claro que el mundo no pertenece a la gente y que los gobiernos a los que votamos son una simple excusa para hacernos creer que tenemos el control de nuestras vidas. Tras esto tenemos claro también que el mundo desde el siglo XVIII pertenece a una serie de bancos y familias que poseen la deuda mundial de los países y por ende, su control. El cine y los medios de comunicación llevan más de un siglo en manos de estos mismos poderes, pero, para alegría de todos, tenemos un nuevo miembro o al menos uno que quiere entra a formar parte de los dueños del mundo. Ese es ni más ni menos que Facebook.

Piensa por un instante toda la información que Facebook ha obtenido sobre ti durante los años en que llevas usándolo. Sabe cuáles son tus intereses, cuánto has viajado, qué móviles y ordenadores has tenido, qué costumbres de ocio tienes, cuál es tu perfil psicológico aproximado, qué tipo de amistades tienes, dónde viven esos amigos, si has visitado sus hogares en alguna ocasión... Sabe prácticamente todo sobre nosotros, pero le queda un último escollo: el dinero que tenemos.

Es una de las pocas informaciones a las que todavía no se puede tener acceso. Puede intuir el nivel socioeconómico en algunos casos, pero no poner números a nuestros ahorros e ingresos. Ahora la empresa de Zuckerberg quiere cambiar eso y ha pedido a los grandes bancos estadounidenses que compartan con ellos la información de sus clientes, incluyendo las transacciones realizadas con sus tarjetas de crédito y los saldos de las cuentas corrientes.

Así a los Lehman Brother y compañía, se les quiere unir un nuevo miembro, uno que puede aportarles a ellos toda la información que le falta de todos nosotros, y de paso, la compañía de Zuckerberg poder obtener la única información que no tiene nuestra.
De este modo, muchos de nosotros seguiremos bailando en el mundo de Fortnite y dando "me gusta" en Facebook, mientras otra parte del mundo se sigue muriendo de hambre.

Comentarios