MAGAZINE


¿En qué derivó todo esto? Pues en que Pitt y Aniston se reencontraran y se felicitaran mutuamente en el backstage, escena que se ha convertido instantáneamente en el momento más icónico del festival. Ambos actores parecen llevarse muy bien, y además hay una imagen de Pitt estrechando la mano de Aniston que es demasiado bonita como para ser verdad. Pero lo es. Como nos enseñó Quentin Tarantino, en Hollywood puede serlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bottom Ad [Post Page]

| Designed by Colorlib